poesias

Hay días en los que me pierdo tras la niebla de mis sentimientos.
Hay tardes en las que me oriento tras la luz de mis pensamientos.
Hay noches en las que después
de un ataque de ira,
me relajo intentando recomponer mi agonía
y arrancando una hoja de papel
de cualquier libreta,
escribo los versos que
poco a poco se marcan en
mi frente con tinta invisible e imborrable.

Así, sin darme cuenta de ello,
es como nacen de mí bellas palabras
antes nunca vistas por
mis ojos ni por mi alma.
Palabras de las cuales
necesito su lectura.
Palabras que han llenado mi corazón,
mucho antes de ser parte
de cualquier escrito.
Palabras que aunque luego
el futuro carbonice el papel
donde se alojan,
nunca dejaran de existir
y de marcarme en algún momento
de mi existencia.

A donde yo vaya me seguirán,
a donde decida irme ellas me esperaran,
a donde llegue, ellas me acompañarán
y juntas recordaremos su nacimiento,
porque ellas y yo sabemos que aún quedan
mil poesías que nacer de mí.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s